¡Hoja amarilla en mi planta!

Seguro que ahora o alguna vez has visto una hoja amarilla en tu planta que te ha preocupado. Habrás pensado: ¿qué le pasa a mi planta?

Pues bien, en la mayoría de los casos una hoja amarilla no indica nada más ni nada menos que el propio ciclo de vida de tu planta. Tu planta se está adaptando a nuevas condiciones.

Las hojas viejas amarillean y mueren y al mismo tiempo crecen nuevas hojas.

Este proceso suele acelerase cuando llega el otoño y los días se hacen más cortos. Esto implica menos luz y que las plantas tengan que adaptarse a unos niveles de luz más bajos.

Eliminando las hojas más viejas la planta intenta reciclar nutrientes como el nitrógeno, el fósforo o el potasio. 

Si no te resulta demasiado antiestético es mejor eliminar las hojas cuando son plenamente amarillas.

Otras causas de una hoja amarilla pueden ser:

  • Un Riego inadecuado

Si amarillean las hojas inferiores es muy probable que hayamos regado en exceso. Si casi todas las hojas de tu planta han adquirido un color amarillo intenso, parejo en toda la superficie, probablemente te estés pasando con el agua. Tendrás que revisar que tu maceta cuente con un buen drenaje.

Si no estás regando suficiente tu planta también puede que sus hojas amarilleen. En este caso la planta se deshace de las hojas para evitar la transpiración y ahorrar la poca agua que recibe. ¡Ya sabes qué toca!

  • Falta de nutrientes

Si el sustrato donde está tu planta y el agua con la que la riegas tiene un PH incompatible con las necesidades de la planta, puede que la absorción del hierro se vea afectada y se produzca clorosis férrica.

Puede ocurrir lo mismo con el nitrógeno y otros compuestos como el magnesio. Con el caso del nitrógeno te darás cuenta ya que potencia el color verde de las hojas y el crecimiento de tu planta.

Podrás solucionar la falta de nutrientes aplicando uno de nuestros fertilizantes ecológicos. El Fertilizante Plantas Verdes o el Fertilizante Guano.

  • Plagas de nematodos u otros

Los nematodos son unos gusanos microscópicos muy difíciles de detectar que se adhieren a las raíces y que interrumpen el transporte de nutrientes.

Otras infecciones víricas también pueden atacar a tu planta. Si ves manchas amarillas, tallos deformados o flores descoloridas, puedes estar frente a una planta enferma. En este caso lo más recomendable es tratarla con un fungicida y aislarla de otras plantas.

  • Exposición a corrientes de aire o frío

Si no proteges a tu planta de corrientes de aire las puntas de las hojas pueden volverse amarillas. Es importante que coloques tu planta en un sitio donde no tenga cambios bruscos de temperatura.

En la mayoría de casos con la llegada de la primavera la planta sacará hojas nuevas y sanas así que no te preocupes.

Como has visto las hojas amarillas pueden darse por varios motivos. Chequea tu planta y verás cual de ellos es.

Si no consigues averiguarlo no dudes en preguntarnos.

PARA LA HABITACIÓN