Cuidados Ficus robusta

El Ficus robusta es una de esas plantas de interior irresistible. Por un lado, su belleza ornamental es capaz de decorar con la elegancia de sus hojas intensamente verdes. Por otro, los cuidados del ficus elástica son tan sencillos que hacen de esta planta una de las plantas ideales para principiantes. También conocida como Ficus robusta, es una de esas especies rústicas perfectas para quienes tienen poco tiempo, pero no quieren renunciar a una decoración natural.

RIEGO

El riego tendrá que ser siempre moderado. Lo ideal es comprobar que el sustrato está completamente seco antes de volver a regar. El ficus elástica no soporta el exceso de agua. Si nos pasamos con el riego, veremos cómo las hojas inferiores de la planta comienzan a amarillear y caer.

Es importante asegurarse que cuente con un buen drenaje para evitar cualquier acumulación de agua en sus raíces.

ILUMINACIÓN

El ficus elástica necesita muchísima luz e, incluso, estar ubicada en sol directo. Por eso, tendrás que buscar un espacio luminoso en el que pueda sentirse cómoda y mantener su ritmo de crecimiento. De no hacerlo, la planta perderá buena parte de sus hojas. En caso de que el espacio no tenga la luminosidad suficiente, tendrás que girar regularmente el tiesto. De esta manera, todas las hojas recibirán la luz que necesitan para mantener su porte y colorido.

TEMPERATURA 

Su temperatura ideal se da entre los 16 y los 21°C. Unos orígenes que marcan de manera definitiva sus necesidades de calor que podemos proporcionarle fácilmente en nuestros espacios interiores.

PROBLEMAS 

Otro aspecto a contemplar entre los cuidados del ficus elástica es estar atentos a las plagas. Cuando se cultiva en interior, es más que habitual que la araña roja y la cochinilla se fijen en ella. Al igual que en otras plantas, tendremos que plantearnos eliminar las plagas desde el primer síntoma de ellas en nuestra planta. Podrás hacerlo con nuestro Espray Ecológico Triple Acción.

Es una planta con un gran crecimiento vertical y fácilmente tendremos que entutorarla. Por otro lado, agradece una limpieza cada cierto tiempo de sus hojas. Suelen acumular polvo y, más allá de cuestiones estéticas, este puede ser una barrera para que la planta absorba la luz que necesita.

Escribe un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados

PARA LA HABITACIÓN