Cuidados Sansevieria

La Sansevieria, también llamada popularmente lengua de suegra o lengua de tigre, es una planta procedente de Sudáfrica y es una de las plantas de interior más resistentes que existen. También es una de las plantas que te limpiarán mejor el aire de tóxicos y es especialmente recomendable para ubicarla en tu habitación ya que te proporcionará un plus de aire limpio durante la noche.

 

RIEGO 

Por lo que hace al riego de la Sansevieria tendrá que ser muy moderado. La Sansevieria es una planta crasa que pertenece a la familia de las suculentas. Esto significa que la planta retiene agua en el interior de sus hojas cosa que hace que se adapte perfectamente a climas secos y necesite unos cuidados mínimos.

Es muy importante no regarla en exceso ya que puede ser mortal para la planta. Lo recomendable es regarla una vez al mes en invierno y cada 15-20 días en verano, cuidando que la maceta drene el agua expulsando el agua excedente. Al ser posible regarla con agua de lluvia o destilada y si es agua de grifo dejarla reposar una semana.

Ten en cuenta que es una planta procedente de África y siempre será mejor quedarse corto en el riego que pasarse.

 

ILUMINACIÓN

Como en el riego, la Sansevieria es una planta muy resistente también con la luz. Si no dispones de un espacio con mucha luz, no te preocupes porque la Sansevieria se adaptará sin problema alguno a tu ambiente.

Una buena iluminación hará que la planta crezca más rápidamente y con un color más intenso en sus hojas. Pero poca iluminación no afectará a la supervivencia de tu planta.

 

TEMPERATURA 

La temperatura ideal para la Sansevieria es de entre 16°C y 30°C, y aunque puede resistir heladas de hasta -3°C es sensible a todas las temperaturas inferiores a 14°C. Por esto debes tratar de evitar que durante el invierno no esté a una temperatura muy baja.

 

PROBLEMAS

Algunos de los problemas que puede presentar tu Sansevieria tendrán que ver con el abonado, el riego y la iluminación.

Si observas que tu planta tiene las hojas blandas y caídas, se debe a que estás abonando en exceso la planta o a un exceso de riego o humedad

Si percibes que las hojas pierden intensidad la planta necesita más iluminación.

Ubícala en un espacio que tenga más luz, y, al ser posible, con un poco de sol directo.

Otro síntoma de exceso de riego son manchas marrones en las hojas. Riega con menos frecuencia y ten en cuenta que las hojas con manchas no recuperarán su aspecto inicial.

PARA LA HABITACIÓN