Cuidados Ficus benjamina

Los Ficus benjamina aunque son fáciles de cultivar y pueden ser perfectos para aquellas personas que no tienen experiencia en jardinería, son un tanto delicados.

Es una higuera nativa del sur y sureste de Asia, y sur y norte de Australia.

RIEGO 

Por lo que hace al riego es muy importante vigilar en no regar en exceso. Una frecuencia orientativa es regar 2 veces por semana en verano, y una cada 8 o 10 días en invierno. Deja secar la tierra entre riegos y asegúrate que no permanece agua estancada en la maceta por tener el agujero de drenaje obstruido.

ILUMINACIÓN

Dale mucha luz, pero nunca sol directo. Con poca iluminación puede perder hojas. 
Las variedades variegata acércalas a la luz para que no pierdan ese variegado.

TEMPERATURA 
En invierno, lo ideal es entre  13º C y máximo 24º C. El Ficus benjamina puede vivir en exterior sin heladas. Puedes sacarlos al exterior con buen tiempo, a semi-sombra y en otoño  dentro otra vez. Mejor que no tenga corrientes de aire dentro de las casas ya que sus hojas son particularmente sensibles al aire frío.

No es exigente en humedad ambiental, pero agradece un fino rociado diario, excepto  bajando de 15º C. Sobretodo En verano. Sobrevirá incluso en ambiente seco por calefacción y aire acondicionado.

 
ABONO 
cada 15 días en primavera y verano un fertilizante líquido según las instrucciones de la etiqueta. Si puede ser, para plantas de hojas verdes. Aporta hierro al agua 1 vez al mes, así evitarás un posible amarilleo de las hojas por carencia.


PROBLEMAS

Esta planta puede ser atacada por parásitos como la cochinilla y los ácaros que chupan la savia y debilitan la planta. Podrás lidiar con ellos con nuestro Espray Triple Acción.

Un problema muy extendido en el ficus es el exceso de hojas amarillas que pueden significar: falta o exceso de agua, exceso de sol o una tierra con falta de nutrientes.

Tendrás que fijarte más en el riego y procurar que no estás regando de más ni de menos la planta, asegurándote de aplicar un abono específico para plantas verdes.

Si ves las hojas ennegrecidas puede implicar un problema de ubicación de la planta o bien hongos. Pueden ser causa de un exceso de frío, humedad o mala ventilación del ambiente, en este caso lo ideal sería cambiar la ubicación de la planta. Este problema no suele ocurrir en primavera o verano, por eso, cuando ocurre en estas épocas es bastante probable que se trata de un problema con hongos, con los que podrás lidiar fácilmente con nuestro Espray Anti Hongos.

Finalmente, si aprecias un exceso de hojas secas es debido a que la planta recibe demasiadas corrientes de aire.

PARA LA HABITACIÓN