Cuidados Dracaena marginata

La Dracaena marginata es una planta originaria de África tropical y es una de las plantas que mejor limpia el aire de tóxicos. Sus cuidados son bastante simples, haciendo de ella una de las mejores plantas de interior.

RIEGO 

Por lo que hace al riego es una planta que aguanta tiempo sin riegos. Se debe regar una vez la tierra se ha secado. En verano semanalmente y en invierno puede llegar a estar casi 3 semanas sin ser regada. En regarla procura humedecer bien toda la tierra de la maceta.

ILUMINACIÓN

La Dracaena marginata soporta prácticamente todas las condiciones de luz. Iluminación sí, pero nunca sol directo. En cambio, sí que tolera los lugares sombríos. Por lo tanto, es una planta que se adaptará bien a tu rincón de la casa que no tiene mucha luz.

 

TEMPERATURA 

Cómo otras plantas, la Dracaena Marginata no tolera las temperaturas bajas. Su desarrollo óptimo se consigue entre 22°C y 26°C y la planta sufre por debajo de los 14°C.

  

PROBLEMAS

Algunos problemas que suele presentar la Dracaena marginata se reflejan claramente en sus hojas.

Para empezar, destacar que si las hojas amarillean y pierde las inferiores NO es un problema, es algo normal del crecimiento de las dracaenas, las hojas más viejas amarillean y se caen.

Si apreciamos las puntas de las hojas secas se debe a que el ambiente es demasiado seco y hay que empezar a pulverizar la planta con agua.

Si hay una pérdida de las hojas y la planta no crece es que la planta ha padecido frío.

Por el otro lado si las hojas se rizan hacia abajo y presentan los bordes con puntos amarillos y marrones la planta ha estado sometida a un exceso de calor y una falta de La Dracaena marginata es propensa a las cochinillas y a arañas rojas que prosperan en ambientes secos y que podrás evitar pulverizando la planta y así manteniendo un ambiente húmedo.

PARA LA HABITACIÓN